HIJO DE MADRE es una acción colectiva que contempló arte textil, performances, muestras procesuales y actividades educativas. Fue desarrollada entre los años 2011 y 2015 en Punta Arenas por la profesora de Artes Visuales Macarena Perich Rosas y los alumnos del colegio Charles Darwin.

En 2011 se crearon junto a niñas de 8º básico, nueve almohadas sobre las que se hilvanaron testimonios extraídos del libro “Mi memoria es mi verdad” de Francisca González Fernández “Quica de Zanzi”, detenida y torturada durante la dictadura militar de Augusto Pinochet en 1973 en Magallanes. (Foto 1).

Luego las almohadas fueron enterradas en el patio del colegio. (Foto 2)

Dos años después se realizó la acción de desenterrarlas (foto 3) y exponerlas en ex Centro Cultural Imago Mundi en una ceremonia pública. (Foto 4)

En 2014 los estudiantes investigaron sobre las torturas ocurridas en el Estrecho de Magallanes y realizaron una performance, lavar las telas en el borde costero sintiendo el frío y el miedo. (Foto 5)

Los resultados fueron expuestos en el 2º encuentro “Embajadores del Estrecho de Magallanes” producido por Conflicta Centro de Indagación Territorial. (Foto 6)  A continuación las almohadas fueron descosidas, vaciadas y guardadas.

Finalmente se realizó una performance con el residuo textil en el taller mecánico Marucio durante octubre de 2015, participaron alumnas del colegio junto a su profesora. (Foto 7)

Este año la profesora se adjudicó un Fondart de Circulación Regional 2019. Dicho fondo financia una exposición en el Museo Municipal Fernando Cordero Rusque de Porvenir en Tierra del Fuego. La muestra contempla la obra textil enmarcada y las fotografías de todo el proceso creativo. Estará abierta a la comunidad durante agosto y septiembre. Además se financia un libro que presenta el trabajo del investigador Iván González Toro, quien relata las horas previas al golpe militar en Magallanes.

Hijo de Madre es una obra de carácter múltiple que ha sido afectada por los procesos, las circunstancias y el tiempo, así como también lo es la historia de represión contra las mujeres, la que aún es un punto imaginario dentro de la memoria histórica nacional. Uno de los ejemplos más claros en la pretensión de visibilizar y denunciar esa represión es el libro de Francisca González Fernández, único testimonio que da cuenta explícitamente de la crueldad contra las mujeres que pasaron por los recintos de tortura en Magallanes. Es de esperar que otros profesores y estudiantes, logren impulsar una fuerza lúcida y así amplificar con creatividad,  testimonios que hoy están destinados a desaparecer.

Nómina de colaboradores del colegio Charles Darwin:

Monserrat Oyarzún, Valentina García, Angélica Ríos, Pedro Gibbons, Francisca Venegas, Pablo Guelnao, Catalina Moreno, Sophia Schweppe, Aldara Lizarde, Álvaro Jelves, Alexandra Bruna, Marina Murillas, Juan Esparza, Fernanda Navarro, Nicolás Saavedra, Ignacio Pola, Nicolás Pola, Constanza Andrade, Sebastián Villaroel, Francesca Peutat, Pilar Higuera, Belén Bojanic, Goran Puratic, Iván Córdova, Bastián Cárcamo, Vicente Toledo, Catalina Ampuero, Manuel Ford, Ignacio Hermosilla, Vesna Cárdenas, Bárbara Carrasco, Diego Díaz, Catalina Ford, José Gómez, Constanza Parada, Joaquín Rodríguez, Thamara Sánchez, Allison Soto, Valeria Villa, Andrea Aguilar, Fernanda Arteaga, Dafne Bahamonde, María Josefa Bojanic, Nicolás Calisto, Dana Canales, Sebastián Cárdenas, Cristóbal Concha, Guillermo Contreras, Jessica Espinoza, Nicolás Noceti, Franco Ortega, Gonzalo Quente, Francisca Rossi, Sofía Sánchez, Andrea Soto, Vania Soto, Carla Ulloa, Katia Vallejos, Consuelo Vidal, Daniela Gallardo, Cristóbal Cárdenas, Mackarena Aravena, Javiera Aguilante, Patricio Yutronic, Alexis Luengo, Luciano Riquelme, Marta Rosas Villar, Mario y Carlos Zanzi.